Sunday Portrait #77

20:35

Domingo. Muerte y destrucción. Ha sido un fin de semana duro. Muy duro. Viernes de fiesta a 60km de casa. Millones de risas, un batman olvidadizo y Media botella de coca cola en el suelo al escanciarla. Teniendo en cuenta el polo ralph y la sudadera hollister... los vaqueros rotos le molan. Vuelta y milagro. Ni un control y aparcamiento a la primera. Diez de la mañana, encierros. 6 toros, un bocata de tortilla, un montado de panceta, un nestea y mucha agua. Fotosistesis y más agua con hielo en el local. Siestas para un récord Guines. Atracciones de feria, supervivencia y fuegos artificiales que crean un micro Londres. Patata asada de cena, vaqueros pitillos y la aparición inesperada de un vampiro raro raro. Ni hablar, me estoy reformando. Santa Teresa y maratones hasta las grises. Media de edad muy inferior a la esperada. "¡Y tu que haces aquí?? O.o" Pues que me perdí, bueno no, pero tampoco sé exactamente por qué estaba donde estaba. Siete de la mañana, lentillas y a dormir. En domingo ha sido de reposo, con la reaparición de una moto Roja en el templo dedicado a la juventud irreverente de Marco. Segundos puestos que saben a victoria y la otra cara de la moneda. Con estos dos últimos días, ¿quién se acuerda de la semana anodina y llena de prisas en el centro de Madrid? Esta noche honraremos a la Patrona; que toda esta fiesta es por ella, y poco más. Los Samingos quedaron para los jóvenes. O por lo menos para los que mañana no tienen que aguantar con una sonrisa en la cara toda la tarde. De todos modos, no me quejo, no lo cambio. Incluido el dolor de pies, todo tiene un por qué, y es alucinante. Mañana, más y mejor.
Millones de besos

You Might Also Like

0 comentarios

Escribe lo que pienses, si te gusta, si no, da tu opinión, por favor!