Open Day by @AnaLocking

18:00


Aquí estoy de nuevo. Después de casi un mes de ausencia, en el que me ha dado tiempo a pensar, a aburrirme, a empaparme de la vida real y a darme cuenta de que en el fondo, esto me encanta, aquí vuelvo. Quizá no todo lo que debería, pero al retomar la rutina mejor no forzar ;)
Por otra parte, ¿qué mejor manera de volver que con una de esas cosas que me sacan una sonrisa que no consigue borrarme ni siquiera el hecho de que mañana sea lunes?? ¿Veis? Yo tengo razón. (Al menos esta vez.) Y sí, tal y como pone en el título de la entrada, se trata nada más, y nada menos, del Open Day del atelier de Ana Locking. (Tengo que aprender a crear misterio... pero de momento no me sale!) =)
Cuando llegó el email no me lo creía (tengo que empezar a acostumbrarme a esto, por que si no cualquier día parezco loca de manicomio...) y es que además, esta vez no tenía por qué ir sola, podían acompañarme. Yuju!! Así que el viernes, a las once de la mañana San y yo estabamos listas y dispuestas a nuestra buena horita en transporte público para llegar al head quarter de la diseñadora. 
Después de algunos problemas con mi memoria conseguimos llegar... Un edificio antiguo, de esos con encanto que puedes encontrar en Madrid, ascensor de puerta con picaporte y puertas de madera antigua. Suelos de madera y altos techos con filigrana. Una chica con una gran sonrisa, un sencillo vestido recto y una trenza nos recibió y nos invitó a pasar. Lo primero que ví al entrar fueron tres de los maravillosos largos de los que me enamoré en Cibeles. 
Sé que no se aprecia muy bien, pero la capa superior de, en este caso, la falda es de un tejido tan absolutamente precioso que no me pude resistir a hacerle una foto. Y no, aún así no le hace justicia. 
Recogieron nuestros abrigos y demás y pasamos a la sala donde tenían colgada la colección. Nos recibió Alberto Gomper, que antes ya me caía estupendamente, pero que después de conocerle en persona creo que deberían hacerle una estatua o algo, es un amor. También estaba allí la propia Ana, que se acerco a saludar con una alegría, una humildad y una sonrisa que de lo que me dieron ganas es de achucharla!! =) (no lo hice, estaba un poco nerviosa) 
Todo el mundo insistía en que nos sintiéramos como en casa, y era tan fácil. Llegamos a la hora del desayuno y no pararon de ofrecernos tomar algo (creo que nos querían engordar aún más ;) )Y de decirnos que tocáramos las prendas, que hiciéramos fotos, que disfrutáramos.
Y eso hicimos. Entre esqueletos y cabezas de ciervo de cartón, grandes ventanales y una alfombra de medio metro de altura (vaaale, quizá exagero un poco) disfrutamos de poder tocar, aunque fuera por un ratito, el material del que están hechos los sueños. 
Zapatos que son una vuelta de tuerca a la tradición y sin embargo algo tan sencillo como abrir la imaginación respecto de qué material a elegir.
Una colección de caballero que es aún más preciosa y sublime en directo. Con el detalle de las solapas en lentejuelas, que se me había pasado inadvertido en la pasarela y que, sin embargo, me parece una manera espectacular de que algo tan sobrio tenga un poco de alegría me enamoraron... 
(Si os fijáis en el espejo se ven las sandalias, de hombre, en rosa y con cuerda de escalada que, en fin, ¿no son perfectas?)
Después de tocarlo todo, asombrarnos con los largos, de nuevo, y descubrir esos increíbles "incacabados". Después de desear que nos inviten mínimo a los Goya para enfundarnos en cualquiera de los diseños, de elegir pantalones y quimeras para la madre de la graduada y de beber un poco de agua (de verdad que no queríamos nada!) Después de observar a Ana mientras hacía esta otra parte de su trabajo que se basa en ser la anfitriona perfecta, entonces, decidí morir de amor. 
Los que me seguís en twitter probablemente lo sabríais ya, pero el 2 de Septiembre, cuando volví de la pasarela ya lo declaré a los cuatro vientos. Amaba el vestido del cierre. Después de haberlo visto in situ, haber tocado la tela, y haber podido admirar el maravilloso trabajo de pedrería del escote creo que es que solo me quedaba el paso de morir. Increíble. 
Y es que podréis decir lo que queráis, pero ahora solo puedo desear y soñar con dos cosas, tener ese vestido (potenciales novios ricos del mundo, sería el regalo perfecto) y tener una ocasión a la altura de tal obra de arte. 
Por supuesto, no puedo olvidarme de soñar con el artículo más perfecto que ha inventado el hombre: (aunque en este caso los haya diseñado una mujer...) Los zapatos a juego ;)
Para terminar ya, que me está saliendo un testamento de caerse pa'trás, darles todo el agradecimiento del mundo a todo el equipo, con Ana a la cabeza, por ser tan humanos y accesibles y por haberme dado esta gran oportunidad. No es ningún post patrocinado, os lo prometo, es agradecimiento de verdad, por que si hace tres años alguien me dice que iba a tener las oportunidades que me están brindando ellos creo que me había reído en su cara. Así que: Gracias. 
Y a vosotros, gracias por seguir visitando el blog aunque yo haya estado desaparecida, en serio, sois amor. 
Millones de besos



You Might Also Like

0 comentarios

Escribe lo que pienses, si te gusta, si no, da tu opinión, por favor!