Sunday Portrait #121

23:50

Domingos de pensar. Domingos de volver a empezar a ser un poquito yo. Domingos de dormir en sitios poco comunes... Siento la ausencia, pero cuando tu mismo no eres capaz de encontrarte es difícil mostrarte al resto. No sé qué está pasando. Pero no está bien. Digamos que sé positivamente que esta no soy yo, que estoy aceptando aptitudes que me revientan; estoy acostumbrándome a hábitos que odio... Y sin embargo, sin embargo aguanto. Sólo un poco más, una vez más para darle carpetazo al libro... Pero van unas cuantas. Intento convencerme a mi misma de que no es tan grave, que aún queda una posibilidad de que vea lo que yo percibo. Sólo que quizá, tal vez, simplemente es que no hay nada que ver. Y así pasan horas, días, semanas...Duele. Dueles mucho, chaval. Pero entonces llega un momento de karma, una de esas decisiones aparentemente insustanciales que te llevan al punto exacto del giro. Y llegan las casualidades bonitas. Y las sonrisas que son imposiblemente blancas y las notas de audio... Y por un ratito de varias horas, vives en paz. Porque sabes que ya ha habido derrumbes antes, pero siempre vuelves a sonreír con ganas.
Así que, no puedo pedir disculpas, porque no lo siento demasiado. Que el mundo real te reclame es una de las cosas más maravillosas que (me) pueden pasar...
Millones de besos

You Might Also Like

0 comentarios

Escribe lo que pienses, si te gusta, si no, da tu opinión, por favor!