Be Free

9:30


Buenos días, bonitos!!
Hoy me he topado con esta foto mientras que buscaba alguna cosa por el ordenador y me ha traído tantos recuerdos que una sonrisa se ha dibujado en mi cara sin quererlo. Aquí, en ese momento que inmortalicé con mi móvil empezaba la última de mis grandes aventuras. Una aventura que me sigue acompañando, dibujándose siempre en mis nuevos planes, apareciendo sin pausa entre mis sueños. Esa foto que hice nada más llegar a un pequeño pueblo costero del que no tenía ni idea algunos meses antes marcó un punto de inflexión en mi manera de ver el mundo. El mar, la libertad y la paciencia. El cuento de hadas que en seis meses se convirtió en pesadilla y, ahora, algunos meses más tarde es uno de los recuerdos más bonitos y de los que más agradecida estoy de haber vivido. Esa suerte que tuve de encontrarme con mi destino un 18 de agosto... De conocer a alguien que me conocía mejor que yo misma, que me enseñó a quererme con locura. Que me salvó del precipicio, aunque después decidiera abandonarme al borde, me había dado la cuerda con la que salvarme sin saberlo. Me salvó, y jamás lo sabrá. Pero sí que hay alguien que nos recordará. Nuestra playa plagada de gaviotas madrugadoras. Las olas, nuestro mar.
Sí, hubo magia, hubo dolor, mucho, pero no me arrepiento ni un sólo segundo de ese viaje, de esa aventura que sigo viviendo cada maldito día.
Y por eso es mi lugar favorito del mundo, mi playa.
¿Vosotros tenéis algún sitio en el que os hayáis sentido tan, tan en casa que adoréis volver? ¿Alguna vez habéis sentido que estabais en casa aunque estuvieséis a cientos de kilómetros de dónde vivís?
Feliz, feliz Viernes!!
Y  muchos, muchos besos.

You Might Also Like

0 comentarios

Escribe lo que pienses, si te gusta, si no, da tu opinión, por favor!